jueves, 10 de abril de 2014

Criminales de provincias... y una confesión



Hasta hace poco resultaba habitual que los escritores de novela negra ambientaran sus tramas en ciudades como Barcelona, Nueva York o Los Ángeles, lugares coloridos y cinematográficos, grandes urbes en las que resulta fácil perderse y donde la persecución de un asesino en serie, por ejemplo, puede llegar a complicarse hasta límites insospechados. Sin embargo, las cosas están cambiando.
Un vistazo a las noticias demuestra que el mal, en su forma más humana y cruel, ha dejado de ser patrimonio exclusivo de las grandes ciudades (No voy a citar ninguno de los casos más conocidos por respeto a los familiares de las víctimas, pero ya podéis adivinar a qué me refiero). Este fenómeno no ha tardado en calar en la producción literaria de este país, y varios autores se han atrevido a dar forma a los crímenes más escabrosos y a las intrigas más oscuras en los lugares más insospechados.
 DoloresRedondo, por ejemplo, ambienta su trilogía de novela negra en el Valle delBaztán, Navarra. Un escenario idílico, cuna de innumerables tradiciones y fábulas, que nadie habría pensado que se podría convertir en el escenario de la serie de crímenes atroces que narra en sus novelas. El resultado es magnífico y, sobre todo, original.
Lo mismo debió pensar Esteban Navarro al situar a los protagonistas de su novela La noche de los peones en el turno de noche de una comisaría de Huesca. O el incombustible César Pérez Gellida, quien comienza y finaliza su trilogía Versos,canciones y trocitos de carne nada menos que en Valladolid. ¿Cómo se habrán tomado sus paisanos que les meta un psicópata en casa?
Hay que tener mucho oficio para ser capaz de tomar una ciudad pequeña y dotarla de la verosimilitud necesaria para que resulte un escenario creíble en el que mover a los personajes. Algo que ya hizo el propio Lorenzo Silva en su novela El lejano país de los estanques, que narra la investigación del asesinato de una mujer en una pequeña urbanización de Mallorca.

Dicho lo cual, toca hacer una confesión: 

Tras ambientar mis dos primeras novelas en Granada he decidido cambiar de aires, y la novela policiaca que publicaré con Quorum Editores a final de año tendrá como escenario la ciudad de… Cádiz.
Escribir sobre una ciudad que me suscita tantos sentimientos es un desafío, pero espero que el resultado final esté a la altura de lo que merece. Más adelante podré contaros algo más sobre el argumento, en cuanto tengamos título definitivo y comencemos a diseñar las portadas.
Paso a paso se hace el camino…

1 comentario:

  1. Deseando estoy leerla!!! Ya va quedando menos....

    ResponderEliminar