martes, 6 de mayo de 2014

No pierdan de vista a este tipo: Víctor del Árbol



Hay escritores que tienen un don. Una capacidad innata para sacudir con sus frases el alma de quien las lee. No suelen tener un rostro famoso ni un séquito de fans que los atosiguen durante las Ferias del libro, pero cuando un lector da con alguno de sus textos no tiene más remedio que rendirse a la evidencia y quitarse el sombrero ante su dominio del lenguaje. Uno de esos tipos es Víctor del Árbol.
 Víctor escribe novela negra en su estado más puro, más primitivo. No cuenta historias sobre detectives de fama mundial, ni aventuras de policías trasnochados que hacen gala de su ingenio para atrapar al asesino, sino que va mucho más allá. En sus novelas retrata una sociedad enferma, corrompida, en la que no hay buenos ni malos, solo héroes grises que acumulan muescas en el alma por cada golpe que han recibido. El tono apagado, doloroso y solemne del que hace uso contribuye a dotar sus libros de una atmósfera abrumadora que invita a la reflexión. Cuando uno lee a Víctor del Árbol no puede evitar la sensación de estar siendo explorado por dentro, como si sus palabras viajaran a lo más profundo de la conciencia del lector y, una vez allí, la remodelaran de arriba a abajo.
Como suele ser habitual, su destreza narrativa ha conseguido mayor reconocimiento fuera de nuestras fronteras que dentro. Por ejemplo, su novela La tristeza del samurái ha sido traducida a diez idiomas, ha sido best seller en Francia y ha recibido multitud de premios, entre ellos el prestigioso Le Prix du polar Européen 2012 a la mejor novela negra europea. Otra de sus novelas, Respirar por la herida, fue finalista del Premio a la mejor novela extranjera en el festival de cine Negro de Beaune.
Estoy convencido de que, más pronto que tarde, Víctor del Árbol será reconocido como una de las plumas más notables del panorama literario actual. En la editorial Destino han sabido verlo y se van a encargar de publicar su próxima novela, titulada Un millón de gotas, con la que seguro llegará muy lejos.
Así que ya saben, no pierdan de vista a este tipo. Su nueva novela tomará las librerías el 13 de Mayo, y yo que ustedes no me la perdería.